Avances y progresos en la enfermedad neurovascular relacionada con la edad en una mirada diversa a la demencia

Diego Andrés Moya, Juan Sebastián González, Juan Miguel Jiménez Álvarez, Juan David Quintero Ospina

Resumen


Introducción: En la reunión en el 2001 del Grupo de Revisión de los Avances y Progresos en el área de accidente cerebrovascular  del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidente Cerebrovascular (rama del NIH –National Institute Health-) de los Estados Unidos, se formaliza el concepto de “Unidad Neurovascular”, una estructura en la que se acopla la fisiología neuronal y su coexistencia con la dinámica reológica del flujo sanguíneo.  Mucho más allá de la propuesta inicial de una comunicación doble vía entre el acoplamiento de la dupla neurona-astrocito a la vasculatura, hoy se ha logrado hacer evidente una riquísima señalización de plural entre una vasta clase de distintas células del grueso de la Histología del sistema nervioso y los componentes de la microvasculatura y la macrovasculatura. Hoy es crucial el descubrimiento de cómo la Unidad Neurovascular está afectada dentro de la fisiopatología del campo de las enfermedades neurodegenerativas, con o sin componente microangiopático o macroangiopático.  El deterioro cognitivo que sucede con el envejecimiento, es para muchos un inmenso desafío de Salud Pública.  Si bien la Enfermedad de Alzheimer es la causa más notable de síndrome mental orgánico crónico o demencia en países occidentales, la etiología vasculopatía es la segunda causa en importancia, aunque ocuparía el primer puesto en el este de Asia. La microangiopatía y microangiopatía cerebral, incluyendo la microcirculación de la sustancia blanca subcortical, son contribuyentes esenciales para la génesis y expresión de la disfunción cognitiva causada de manera colateral en enfermedades, en principio no neurovasculares, como la enfermedad de Alzheimer.

Objetivo: Ofrecer un panorama molecular y metabólico detallado y actualizado de este grupo de enfermedades, al igual que su fisiopatología y potenciales blancos farmacológicos.

Método: A partir de la revisión de la literatura de textos científicos, se buscará en consenso especificar las caracterices de interacción metabólicas, moleculares y clínicas en la enfermedad neurodegenerativa a lo largo del tiempo en la vida.

Conclusiones: La presencia de circulación colateral en el evento cerebrovascular determina la disminución del daño neuronal, así como el impacto en la calidad de vida futura del paciente y no solo lo explica un contexto hemodinámico, sino una profundización en el comportamiento molecular del cerebro. Algunos neurotransmisores, como la adenosina, el NO, la dopamina y la serotonina tienen propiedades vaso activas importantes, así como los iones potasio liberados al espacio extracelular por las neuronas. Además, los astrocitos son esenciales en el acoplamiento neurovascular porque responden a la actividad neuronal mediante la producción de sustancias con propiedades vaso activas. Estas células producen PGE2 posterior a la activación neuronal, hecho que resalta la importancia de las COX en el mantenimiento del FSC. Con la presencia de eventos hipoxémicos, la participación exitatoria del SNC a través del glutamato en los astrocitos conlleva a la liberación de sustancias, como el EET y la 20-HETE dependientes del citocromo P450. Lo anterior, tiene como principal objetivo aumentar el FSC por medio de la vasodilatación, para así garantizar mayor suministro de nutrientes aquellas zonas con mayor actividad neuronal, obrando de manera protectora en eventos hipoxémicos. Finalmente, queda mucho por hondar en el fundamento biológico del ACV y en el daño neuronal que se genera como consecuencia de una exposición anóxica, así como la misma degenerativa que acompaña el envejecer del cerebro y los diferentes riesgos factoriales que le acompañan. Gracias a las ECM producidas finalmente por los astrocitos es que el cerebro logra la homeostasis circulatoria permanente en este tipo de sucesos.


Palabras clave


Accidente cerebrovascular, enfermedad cerebrovascular, demencia, demencia vascular, deterioro cognitivo leve, deterioro cognitivo vascular, disfunción endotelial, Unidad Neurovascular

Texto completo:

PDF

Referencias


Iadecola C, Duering M, Hachinski V, et al. Vascular Cognitive Impairment and Dementia:JACC Scientific Expert Panel. J Am Coll Cardiol 2019;73:3326-3344. doi:10.1016/j.jacc.2019.04.034.

Kapasi A, Schneider JA. Vascular contributions to cognitive impairment, clinicalAlzheimer's disease, and dementia in older persons. Biochim Biophys Acta. 2016May;1862(5):878-86. doi: 10.1016/j.bbadis.2015.12.023.

Kalaria RN. Neuropathological diagnosis of vascular cognitive impairment and vasculardementia with implications for Alzheimer's disease. Acta Neuropathol 2016;131:659-85.doi: 10.1007/s00401-016-1571-z.

Kalaria RN. The pathology and pathophysiology of vascular dementia.Neuropharmacology. 2018 May 15;134(Pt B):226-239. doi:10.1016/j.neuropharm.2017.12.030.

Toth P, Tarantini S, Csiszar A, et al. Functional vascular contributions to cognitive impairment and dementia: mechanisms and consequences of cerebral autoregulatorydysfunction, endothelial impairment, and neurovascular uncoupling in aging. Am J PhysiolHeart Circ Physiol. 2017 Jan 1;312(1):H1-H20. doi: 10.1152/ajpheart.00581.2016.

Helman AM, Murphy MP. Vascular cognitive impairment: Modeling a critical neurologic disease in vitro and in vivo. Biochim Biophys Acta. 2016 May;1862(5):975-82. doi:10.1016/j.bbadis.2015.12.009.

Duncombe J, Kitamura A, Hase Y, et al. Chronic cerebral hypoperfusion: a key mechanismleading to vascular cognitive impairment and dementia. Closing the translational gapbetween rodent models and human vascular cognitive impairment and dementia. Clin Sci(Lond). 2017 Sep 28;131(19):2451-2468. doi: 10.1042/CS20160727.

Wallin A, Kapaki E, Boban M, et al. Biochemical markers in vascular cognitive impairment associated with subcortical small vessel disease - A consensus report. BMC Neurol. 2017 May 23;17(1):102. doi: 10.1186/s12883-017-0877-3.

Dichgans M, Leys D. Vascular Cognitive Impairment. Circ Res. 2017 Feb 3;120(3):573-591. doi: 10.1161/CIRCRESAHA.116.308426.Corriveau RA, Bosetti F, Emr M, et al. The Science of Vascular Contributions to Cognitive Impairment and Dementia (VCID): A Framework for Advancing ResearchPriorities in the Cerebrovascular Biology of Cognitive Decline. Cell Mol Neurobiol. 2016 Mar;36(2):281-8. doi: 10.1007/s10571-016-0334-7.

Hase Y, Horsburgh K, Ihara M, et al. White matter degeneration in vascular and other ageing-related dementias. J Neurochem. 2018 Mar;144(5):617-633. doi:10.1111/jnc.14271.

De la Torre J. The Vascular Hypothesis of Alzheimer's Disease: A Key to Preclinical Prediction of Dementia Using Neuroimaging. J Alzheimers Dis. 2018;63(1):35-52. doi: 10.3233/JAD-180004.

Iadecola C, Yang G, Ebner TJ, Chen G. Local and propagated vascular responses evoked by focal synaptic activity in cerebellar cortex. J Neurophysiol 1997; 78: 651-9.

Malonek D, Dirnagl U, Lindauer U, Yamada K, Kanno I, Grinvald A. Vascular imprints of neuronal activity: relationships between the dynamics of cortical blood flow, oxygenation and volume changes following sensory stimulation. Proc Natl Acad Sci USA 1997; 94: 14826-31. 3.

Duncan J, Owen AM. Common regions of the human frontal lobe recruited by diverse cognitive demands. Trends Neurosci 2000; 23: 475-83.

Pellerin L, Sibson NR, Hadjikhani N, Hyder F. What you see is what you think –or is it? Trends Neurosci 2001; 24: 71-2.

Raichle ME. The scratchpad of the mind. Nature 1993; 363: 583-4.

Kwong KK, Belliveau JW, Chesler DA, Goldberg IE, Weisskoff, RM, Poncelet BP, et al. Dynamic magnetic resonance imaging of human brain activity during primary sensory stimulation. Proc Natl Acad Sci USA 1992; 89: 5675-9.

Raichle ME. Behind the scenes of functional brain imaging: a historical and physiological perspective. Proc Natl Acad Sci USA 1998; 95: 765-72.

Chopin JC, Gasche Y. Morphologie et physiologie de la barrière hématoencéphalique. Ann Fr Anesth Reanim 2003; 22: 202-14.

Ramsauer M, Krause D, Dermietzel R. Angiogenesis of the bloodbrain barrier in vitro and the function of cerebral pericytes. FASEB J 2002; 16: 1274-6.

Armulik A, Abramsson A, Betsholtz C. Endothelial/pericyte interactions. Circ Res 2005; 97: 512-23.

Abbott NJ, Rönnbäck L, Hansson E. Astrocyte-endothelial interactions at the blood-brain barrier. Nat Rev Neurosci 2006; 7: 41-53.

Pascual-Garvi JM, González-Llanos F, Prieto-Arribas R, Cerdán S, Roda JM. La barrera hematoencefálica: desarrollo de una estructura que permite la heterogeneidad funcional del sistema nervioso central. Rev Neurol 2004; 38: 565-81.


Enlaces de Referencia

  • Por el momento, no existen enlaces de referencia


Copyright (c) 2019 Revista Neuronum ISSN: 2422-5193 (En línea)